miércoles, 16 de noviembre de 2011

Introducción al humanismo


La Edad Moderna es el periodo en que triunfan los valores de la modernidad (el progreso, la comunicación, etc) frente al periodo anterior, la Edad Media, que se caracteriza con una Edad Oscura o paréntesis de atraso y aislamiento. El espíritu de la Edad Moderna busca su referente en un pasado anterior, la Edad Antigua identificada como Época Clásica.
En la Edad Moderna se integraron los dos mundos humanos que habían permanecido aislados desde la Prehistoria: el Nuevo Mundo (América) y el Viejo Mundo (Eurasia y África). Cuando se descubra el continente australiano se hablará de Novísimo Mundo.
Elemento connatural a la edad moderna (especialmente en Europa, primer motor de los cambios) es su carácter transformador, gradual, dudoso incluso, pero decisivo, de las estructuras económicas, sociales, políticas e ideológicas propias de la Edad Media. Al contrario de lo que ocurrirá con los cambios revolucionarios propios de la Edad Contemporánea, en que la dinámica histórica se acelera extraordinariamente, en la Edad Moderna la rutina del pasado y el ritmo de los cambios son lentos, propios de los fenómenos de larga duración. Como ya se indicó, no hubo un paso brusco de la Edad Media a la época moderna, sino una transición lenta pero determinante. Los principales fenómenos históricos asociados a la Modernidad (capitalismo, humanismo, estados nacionales, etc) venían preparándose desde mucho antes, aunque fue en el paso de los siglos XV a XVI en donde desembocaron para crear una etapa histórica nueva.

Entre uno de los fenómenos ideológicos importantes de esta etapa histórica encontramos uno que cambió totalmente el pensamiento de las personas de la época y que llegó para desplazar los ideales que se venian dando desde la edad media, el humanismo, el cual cambió bruscamente la concepción de mundo y las ideas predominantes en la población.

1 comentario:

  1. Hagan resaltar mas el título :), les falta mucha informacion aún.

    ResponderEliminar